Hasta aquí llegamos

enero 31, 2009

vanhovemujerdormidasobrelibroMañana será otro día…

 

 

 

 

                                                                                            Pintura: Van Hove

Cada cual con su locura

enero 30, 2009

Leíamos bajo la luz de la lámpara, uno de esos cuentos escogidos al azar de la biblioteca. Silencio en la sala. Sólo la voz lectora:

” y Diógenes, el místico griego se encontró con Alejandro Magno cuando este se dirigía a la India. Era una mañana de invierno, soplaba el viento y Diógenes descansaba a la orilla de un río, sobre la arena, tomando el sol desnudo. Era un hombre hermoso. Cuando el alma es hermosa, surge una belleza que no es de este mundo… Alejandro no podía creer la belleza y gracia de aquel hombre y le dijo: -Señor -jamás había llamado “Señor” a nadie en su vida-, señor me ha impresionado enormemente su persona, además he oído hablar de su gran sabiduría. Me gustaría hacer algo por usted, ¿Qué podría hacer yo por usted? Muévete un poco hacia un lado, pues me estás tapando el sol, esto es todo, no necesito nada más -dijo Diógenes.”

Quítate de mi sol…déjame gozar en paz.

Ilustración: Hocks

Activa Cativa Vatica

enero 29, 2009

es bailarina. Clásica. Cuerpo absolutamente esbelto. Tonificado. Controlado. Cuerpo fragmentado: muevo brazos,  pero no muevo hombros. Muevo piernas y no muevo cadera … Cuerpo representado desde el ombligo, con el ombligo, hasta el ombligo. Todo parte del ombligo.

Tal vez J. Pilates sabía muy bien lo que decía cuando hablaba del centro del cuerpo y el control y energía del cuerpo por esa zona.

Claro, ahora caigo…¿el cordón umbilical no salía del ombligo? Mira si será importante.

¿por qué será que luego cuando te dicen hunde el ombligo, tú no lo encuentras?  Y lo buscas y te preguntas ¿qué me está diciendo ésta?

Y te rebelas con tu decisión. ¿Qué es eso de estar mirándose el ombligo por una hora cual centro de todo? ¿Es que no existe nada más que tu ombligo a tu alrededor? Tal vez por eso no lo encuentras…

Respira…inspira…5 veces….y otras cinco…hazlo tú sola, ya nadie puede respirar por tí.

A veces viene bien mirarse el ombligo y darse cuenta que se ha cortado el cordón

nuevas-1142

Decía una mujer en su monólogo “El carro de la vida debe seguir, no se debe parar”.  Lo decía con seca convicción al borde la certeza. “Nosotros no pensamos. Son los de fuera que nos hacen preguntas incisivas. Nosotros estamos bien así…Los niños salen de la pancita de la mamá. Pero ¿cómo se le ocurre decir a la maestra semejante barbaridad en la clase? Mi hijo no salió la pancita de mamá. Mi hijo es adoptado”

Cuando dió por finalizada su catarsis, su sombra le preguntó: ¿cuándo te caerás de la nube? ¿por qué le niegas esas primeras huellas de identidad a tu hijo?  ¿da miedo? ¿qué es lo que verdaderamente te asusta de todo esto?

La sombra desapareció porque el día se cubrió íntegramente de nubarrones

 Foto: Gisella

el silencio de la voz

enero 27, 2009

las palabras

se sientan en las sillas de la lengua,

 pero a veces,

las sillas se quedan solas

 y solo escuchan

 la voz áfona que les habla.columpios-andreas-kauppi

Con acento regional

enero 25, 2009

arroyo1 Y súbitamente apareció del baúl de los recuerdos. Bueno, baúl baúl, no. El romanticismo de aquellos baúles había sido sustituído por el disco duro del ordenador. 

El caso es que estaba guardada y la ví. Necesitaba encontrarme con algo así para decirte que  aunque siempre estemos lejos, estos días que marchaste aún más allá de la geografía a la que me acostumbraste, te extrañé. Y te extraño.

Juego a imaginarme a tu vera, sintiendo aquel aire puro y fresco, rociándome con aquellos arroyos, mordiendo pan, al alba,  calentito de horno, reconociendo los aromas de las flores y guardándome algunos en mi bolsillo, tomándonos luego un tecito de rooibos, piña y coco ¿rico verdad? y pienso…

que no compartimos lo suficiente.

no lo sé.

que no hablamos lo suficiente.

no lo sé.

que no nos reímos lo suficiente.

no lo sé.

que no nos abrazamos lo suficiente.

no lo sé

Ahora estás recorriendo tu mapa, señalando cruces y carreteras, de a dos.

Y me precipito en un lugar de madre, de aquellas que no desean ver repetir sus historias en sus hijas y casi ruego que tu brújula la lleves siempre tú.

Te quiero muchísimo

 

Foto:  ésta es de mi hermana

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotografía: Pellegrini

De arriba a abajo

enero 24, 2009

Razón de anatomía

me he besado con poetas, pintores, cineastas

empleadas, jew princesses, rateros, hippies

ingenieros, tenores, guerrilleros

 

en mi boca todos los caminos de la vida

 

es tiempo/ de ocuparme de mis pies

 

Pintura: Tarsila do Amaral

Texto: Luisa Futoransky

 Le cantaría a la tierra, a su aridez, su sequía, su cuasi desértica lejanía, su natural abandono si fuera poeta; sus coloridos cerros de imponentes alturas pintaría…si supiera; pero frente al espejo me miro y en ese espejismo, nada más lejos de mí.

Sólo me queda el suspiro esperanzado de poder caminar algún día por esos polvos rojizos, mochila a cuestas, cual vulgar turista.

 

 

 

 

 

Pintura: Araceli Muñoz

Cocinando emociones

enero 22, 2009

Instrucciones para llorar 

Julio Cortazar

Instrucciones para llorar. Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente. Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca. Llegado el llanto, se tapará  con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos.

Eloy tiene la palabra. Adelante:

 

“Mi nombre es  “EloycalleNuñeznº4.  Eloy aprendió a hablar a los 23 meses, 5 días y 4 horas. Se preguntarán qué es hablar, como dice mickey mouse. Hablar de las almas al viento de cometas en el campo. En el campo hay muchas animales. Tengo una revista de pegatinas de vacas y mi padre no sabe cómo quitarlas y se vuelan, entonces uberendruber. Los niños se ríen de Eloy cuando habla. Todos están en contra. Eloy juega solo. El futbol es de cobardes. No entiendo esas reglas. Todos detras de la pelota. El golf es de valientes. Lo ví en los dibujitos de la tele. Tu no lo entiendes porque son cosas de niños. La maestra dijo jugamos al palacio. Entonces yo soy el rey loco. No sé qué hacen todos los niños juntos. No les entiendo. La maestra dijo que jugamos al palacio y yo soy el rey”.

“Yo soy el rey. Uberendruber”.

“Los niños me escribieron una nota en un papel. Me lo aprendí de memoria. Tengo buena memoria. “¿Por qué no te ríes cuando nosotros nos reímos y sueltas una carcajada cuando estamos tristes? ¿Por qué estás serio diciendo algo gracioso? ¿Por qué no nos escuchas y sólo quieres hablar tú? ¿Por qué actúas como si no te importara que te entendamos o no? ¿Por qué hablas raro, como un dibujito animado? ¿Por qué no juegas con nosotros, si ya te hemos explicado las reglas? ¿Qué te pasa, Eloy?”

¡”Cuantas palabras hay en esta nota!. ¡Cuantas líneas hay en esta nota!. Eloy las va a contar: uno, dos, tres, cuatro, cinco.”

 

Gracias por haber venido hoy, Eloy. Te esperamos otro día  

 

Pintura: Agim Sulaj

Balada Para un Loco

 Astor Piazzolla

 

Las tardecitas de Buenos Aires tienen ese que sé yo, viste?
Salgo de casa por Arenales, lo de siempre en la calle y en mi…
Cuándo, de repente, detras de un árbol, se aparece él.
Mezcla rara de penúltimo linyera
y de primer polizonte en el viaje a Venus.
Medio melón en la cabeza,
las rayas de la camisa pintadas en la piel,
dos medias suelas clavadas en los pies
y una banderita de taxi libre levantada en cada mano.
Parece que solo yo lo veo,
Porque él pasa entre la gente y los maniquíes le guiñan,
los semáforos le dan tres luces celestes
y las naranjas del frutero de la esquina
le tiran azahares.
Y así, medio bailando y medio volando,
se saca el melón, me saluda,
me regalo una banderita y me dice:

Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao…
No ves que va la luna rodando por Callao,
que un corso de astronautas y niños, con un vals,
me baila alrededor… ¡Bailá! ¡Vení! ¡Volá!

Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao…
Yo miro a Buenos Aires del nido de un gorrión
y a vos te vi tan triste… ¡Vení! ¡Volá! ¡Sentí!…
el loco berretín que tengo para vos.

¡Loco! ¡Loco! ¡Loco!
Cuando anochezca en tu porteña soledad,
por la ribera de tu sábana vendré
con un poema y un trombón
a desvelarte el corazón.

¡Loco! ¡Loco! ¡Loco!
Como un acróbata demente saltaré,
sobre el abismo de tu escote hasta sentir
que enloquecí tu corazón de libertad…
¡Ya vas a ver!

Y asi diciendo, el loco me convida
a andar en su ilusión super-sport
Y vamos a correr por las cornisas
¡con una golondrina en el motor!

De Vieytes nos aplauden: “¡Viva! ¡Viva!”,
los locos que inventaron el Amor,
y un ángel y un soldado y una niña
nos dan un valsecito bailador.

Nos sale a saludar la gente linda…
Y loco, pero tuyo, ¡qué sé yo!:
provoca campanarios con su risa,
y al fin, me mira, y canta a media voz:

Quereme así, piantao, piantao, piantao…
Trepate a esta ternura de locos que hay en mí,
ponete esta peluca de alondras, ¡y volá!
¡Volá conmigo ya! ¡Vení, volá, vení!

Quereme así, piantao, piantao, piantao…
Abrite los amores que vamos a intentar
la mágica locura total de revivir…
¡Vení, volá, vení! ¡Trai-lai-la-larará!

¡Viva! ¡Viva! ¡Viva!
Loca él y loca yo…
¡Locos! ¡Locos! ¡Locos!
¡Loca él y loca yo
letras acima

¿Quién mira a quién?

enero 17, 2009

Ciertamente hay veces en que la mirada remite a otra escena y te pilla  donde menos te lo esperas…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pintura : Plutenko

Hay costumbres establecidas nadie sabe desde cuando. Invarianzas, que empujan siempre al mismo lugar.  Y no caducan. Se repiten una y otra vez. Una vuelta y otra y otra…La vuelta al perro. Si, si. La vuelta al perro.  Te subías al coche por la tardecita. Al tuyo o al del vecino. Y a paso de hombre comenzabas a circular por el centro. Del pueblo.  Engañabas al espacio porque no había mucho por recorrer, pero podía durar lo que tú quisieras. Una y otra vez. En cada vuelta mirabas y te miraban. De frente, de reojo, por encima del hombro o entre rendijas. Pulsión escópica en su máximo esplendor. Por pasivo y por activo. Luego, a dormir. No sin antes dar de comer al perro, no fuera cosa que mordiera.

Ilustración : Valeeva

Charles Baudelaire dijo “en toda mujer de letras, hay un hombre fracasado” y un vecino amigo mío  no entendió la frase, sin embargo lo censuró añadiendo, “es un absurdo; sería igual que decir que detrás de toda mujer de ciencias hay un enano fetiche”

…enano fetiche no es lo mismo que enano fetichista.

¿Acaso la escritura es un fetiche para la mujer? ¿Qué otro goce obtiene más allá del hombre, sea enano o gigante?.

En cualquier caso, mientras sigue el misterio de la x, me quedo con Dostoievski y su: “tengo un plan nuevo: volverme loco”

(tal vez lo consiga escribiendo)

¿Quién?

 

 

 

Ilustración : Etsuko Nakai