El Canto Del Loco – Peter Pan
Un día llega a mí la calma mi Peter Pan
Hoy amenaza aquí hay poco que hacer

Me siento como en otra plaza
En la de estar solito en casa
Será culpa de tu piel

Será que me habré hecho mayor
Que algo nuevo ha tocado este botón
Para que Peter se largue

Y tal vez viva ahora mejor
Más a gusto y mas tranquilo en mi interior

Que campanilla te cuide y te guarde

A veces gritas desde el cielo
Queriendo destrozar mi calma
Vas persiguiendo como un trueno
Para darme ese relámpago azul

Ahora me gritas desde el cielo
Pero te encuentras con mi alma
Conmigo ya no intentes nada
Parece que el amor me calma.. me calma

Si te llevas mi niñez llevate la parte
Que me sobre en mí
Si te marchas viviré
Con la paz que necesito y tanto ansié

Mas un buen dia junto a mi
Parecía que quería quedarse aquí
No había manera de echarle

Si Peter no se quiere ir
La soledad después querrá vivir en mi
La vida tiene sus fases… sus fases

A veces gritas desde el cielo
Queriendo destrozar mi calma
Vas persiguiendo como un trueno
Para darme ese relámpago azul

Ahora me gritas desde el cielo
Pero te encuentras con mi alma
Conmigo ya no intentes nada
Parece que el amor me calma…

Y a veces gritas desde el cielo
Queriendo destrozar mi calma
Vas persiguiendo como un trueno
Para darme ese relámpago azul

Ahora me gritas desde el cielo
Pero te encuentras con mi alma
Conmigo ya no intentes nada
Parece que el amor me calma.. me calmara

Cuando te marches creceré
Recorriendo tantas partes que olvide
Llegó mi tiempo y ya lo ves
Tengo paz y es el momento de crecer
Si te marchas viviré
Con la paz que necesito y tanto ansié

Espero que no vuelva más
Que se quede tranquilito como está
Que él ya tuvo bastante

Fue un tiempo para no olvidar
La zona mala quiere ahora descansar
Que campanilla te cuide…y te guarde

 

 

cosas del (no) deseo

marzo 11, 2009

Fragmento de conversación oída, allá lejos y hace tiempo:

A. ¿Cuál es tu deseo?

B. Pero, quién eres tú para preguntármelo? ¿acaso un hada madrina? ¿una bruja?

A.Te escabulles, niña. Te escurres para no hacerte cargo. Bien sabes de lo que estoy hablando.

B. No, no lo sé y además me ofende y me indigna tu pregunta. No hay respuesta para esto. Nadie sabe cuál es su deseo.

A. ¿cómo? Qué tu no sepas, o no quieras hablar de eso, no significa que no pueda decirse.

B. Insisto. No puede saberse, porque, para empezar ¿ a qué llamas deseo? ¿a lo que te gustaría tener o ser? ¿y por qué no llamarlo ideal, entonces? ¿ a la pasión del deseo sexual? ¿ a qué te guste leer un libro igual que estar con un amante? Pues no, no sé qué es mi deseo. Mi deseo es causarle el deseo al otro.

A. Vuelves a hablar del deseo del otro, ¿y qué pasa con el tuyo?

B. ¿Será que no tengo?. No lo sé. Cuando el otro no me desea, o cuando el otro desea algo más aparte de mí, entonces yo desvanezco.

img_4256¿Recuerdan a Eloy?¿ Eloycallenuñezdebalboa?. Ese mismo. Volví  a verlo. Dispuesto. Sonriente. Recostado sobre las sillas para hablar. Para sentarse formalmente están los otros. A él, esto de la convenciones sociales…De repente me dice: “yo no lo sé todo, pero si se juntan uno y otro y otro y otro entonces se puede saber todo. Un grupo sí lo sabe todo.” Se fue sonriente como vino. Dándole igual el haberme visto. Aparentemente.

A mí, en cambio,  me dejó pensando.

interior-exterior

marzo 5, 2009

“Uno puede interesarse tanto por la meteorología y el clima para no interesarse por las lágrimas que, eventualmente, pueden aparecer en los ojos” (Eric Laurent)

autumn-herman-cater