Nacimiento de una lágrima

octubre 31, 2009

se me ha caído una lágrima sin mi permiso.

Me tiene de lo más desconcertada.

Ahí la siento deslizándose solita por mi mejilla, como si disfrutara del recorrido. No tiene prisa; es más, se detuvo en la mitad del camino.Muy raro todo.

¿y esta lágrima que ha despertado al mundo? ¿A qué viene a destiempo? Es que es una lágrima muy lenta. Surge después de mucho tiempo, cuando ya las otras lágrimas han caído como ciclón, cuando ya ha pasado la tormenta, y sólo quedan unos pocos charcos sobre los que chapotear.

No sé a qué atribuirla, pero ahí está. Demasiado tarde. Como tantas otras cosas en esos ojos.

Aquella flor

octubre 29, 2009

Viste que nada es inmutable

desde muy niño: que una flor

se abre se ufana aroma y luce

y cae después en el jardín.

Y aunque otras flores broten luego

-muy semejantes- ni una de ellas

será la flor que deslumbrara

tus sentidos: aquella flor.

Personas meses lluvias y ansias

se te escaparon de puntillas

por no dañarte ya que tú

aprendiste de aquella flor

a amar todo lo que perece

y a sufrir por lo que no existe

 

 

José A. Goytisolo

El inquieto Felipe

octubre 25, 2009

Érase que érase, que érase una vez, un niño que no dejaron ser; tenía un nombre que no podía pronunciarse porque sonaba feo. Le pusieron otro, más vulgar, que evitara las risas de la gente. Tenía una fecha de nacimiento. Se la cambiaron. Había nacido un día más tarde del calendario de sus nuevos padres. Intentando borrar sus marcas de origen, lo presentaron en sociedad. Tenía que ser sano. Tenía que ser un hijo sano. Si no, fuera.

Ya para enfermos, sus nuevos padres. Pero de eso mejor no hablar ni querer saber. El problema retornó a través del hijo.

Felipe , el inquieto, lo podríamos llamar, usando el nombre de un poema de Heinrich Hoffman. El pobre Felipe, iba de aqui para allá, buscando un lugar donde echar sus anclas, pero sus nuevos padres eran o parecían ser un desierto inhóspito. Malos tiempos para la lírica. Mejor arreglarlo con fármacos y protocolos. No vaya a ser que encima viniera alguien a responderles a su pregunta sobre cómo ser padres.

Io sono una vaca

octubre 20, 2009

Las apariencias engañan. Nada nuevo bajo el sol. Eso es algo archisabido. Y para quien lo ponga en duda, que recuerde tan solo que detrás de una vaca, puede esconderse una ninfa libidinosa entregada al exultante gozo de lo prohibido.

Aunque claro está que no todas aquellas voces femeninas que se quejan de haberse convertido en vacas son producto de la metamorfosis de Io por Júpiter.

Era una sensación atroz de pánico. Como caer hacia el vacío. Como dejarse caer, más bien. Sin saber dónde estaría el final. El estómago se ponía “taquicárdico”. La glotis “contraccionaba”. Manos-brazos-piernas un solo temblor. Mirada fijada con intensidad en el abismo. No te atreves a lanzarte. Sabes que sólo es un instante de cuesta abajo. Pero es un instante que divide tu cuerpo por la mitad: cintura para arriba, cintura para abajo. De un lado en las nubes, del otro ya casi a punto de llegar. Movimiento que te estira con la velocidad de una estrella fugaz. Ayyyyy, que miedo. No quiero tirarme del tobogán. Socorro. Arriba se estaba muy bien. ¿Pero qué hay abajo? Es el paso de Calais hecho juego infantil. Ayayayyyay! Esto de atravesar la barrera…Hay que tener estómago para atreverse a bajar estando en las alturas. ¿Y si luego no puedo volver a subir?. ¿Y si luego descubro que las hormigas de verdad eran pequeñitas y no dependía que las mirara desde lo alto? Que alguien me sujeteeeee. Es que luego 50 años después será tan tarde que tal vez me quede atascada o el recorrido me resulte demasiado corto.

Muy temprano. Muy tarde.

¿cuándo?¿cuándo?¿cuándo? ¿cuándo?¿cuándo?

Y pensar que para algunos una caída o un dejarse caer sólo es cuestión de simple tropezón

bienaventurados los parques infantiles y los niños, jóvenes, adultos y viejitos sabios como una , que a pesar de los pesares, aún consiguen dejarse seducir

la princesa y el príncipe

octubre 17, 2009

Cuento número 2

“había una vez en un país muy lejano que muchos arcos iris alrededor del ascensor se caían desmayados y después se fueron “la la”

se fueron haciendo los malos,” avanchan, avanchan”

y había un bebé super bonito y muy mono

colorín y colorado este cuento se ha acabado.”

Nuevamente muchas gracias a la autora del cuento, que está especialmente creativa.

Taller literario pre-escolar:


“había una vez un castillo que estaba en los lagos muy preciosos era un castillo muy bonito y todos querían ir a ese castillo

uno era muy malo entonces se cayó

porque estaba en la altura de todos

después se escapó uno

era muy bandido

se caía de espalda

era un día muy precioso

para ir de picnic

tomaban agua en el picnic

para que supieran

si no te voy a dar una palmadita en el culito

después se fue volando

se cayó

se fue volando otra vez solo y se cayó en la hierba

era un arco iris

después se fue un poco más allá

se cayó y se explotó

el globo

se explotó el castillo

despues hicieron muchas cosas y se tumbaron en la casa

fin”

Imaginación infantil: semilla de la creatividad.

Muchas gracias a la pequeña autora del cuento

Érase una vez una chiquitina de 4 años, presumiendo de brazos con ronchitas del prick de alergia. Bastante había aguantado los 7 pinchazos de mosquito de leche de vaca, de cabra, de oveja, etc, que ya al final le dijo al papá en el hospital “vámonos a casa y que mamá se quede aquí pagando”

Ternura. ¿que tiene que quedarse pagando la mamá? ¿cuál será la deuda que la niña le ha atribuído?

La mamá, cansada de tanto agobio mental, de tantos laberintos tortuosos si le ocurría algo a esa niña, sólo sintió que hay cosas que no puede pagar. Hay deudas, faltas, cosas, causas, que no se pagan. Por más que se ensayen varios precios a lo largo de toda la vida. O tal vez se pagan con la vida misma.

Luchemos contra el hipo

octubre 11, 2009

5693538-lg

un poco de balanceo, de brisa, de espacio, de amplitud, de horizonte, de olor  a pino…un ratito nada más.

Necesito reflexionar.

¿Cómo entra el hipo al cuerpo?

No quiero que se me quite,aunque sea molesto sentir esas contra-(di)cciones, pero al menos late

Sería muy penoso que desapareciera por un susto. Una vez más.

No. Si va a ser que al final, no es lo que parece.

El empuje arrastra con furia, ma Io non lo voglio

contracción

contradicción

contra- adicción

luchemos contra el hipo

octubre 5, 2009

Si Se Calla El Cantor

Mercedes Sosa

Composiçión: Horacio Guarany

Si se calla el cantor

calla la vida

porque la vida,

la vida misma es todo un canto

si se calla el cantor,

muere de espanto

la esperanza, la luz y la alegría.

si se calla el cantor

se quedan solos los humildes gorriones de los diarios,

los obreros del puerto se persignan

quién habrá de luchar por su salario.
que ha de ser de la vida

si el que canta no levanta su voz en las tribunas

por el que sufre,

por el que no hay ninguna razón

que lo condene a andar sin manta

si se calla el cantor

muere la rosa

de que sirve la rosa sin el canto

debe el canto ser luz sobre los campos

iluminando siempre a los de abajo.

que no calle el cantor

porque el silencio cobarde

apaña la maldad que oprime,

no saben los cantores de agachadas

no callarán jamás de frente al crimén.

‘que se levanten todas las banderas

cuando el cantor se plante con su grito

que mil guitarras desangren en la noche

una inmortal canción al infinito’.
si se calla el cantor…calla la vida.

negro sobre negro

octubre 3, 2009

Pozo negro. Agujero negro. Noche negra. Oscuridad. Años cerrando connotaciones semánticas y hete aquí , que hasta eso negro puede producir brillo. No lo entiendes en el instante que lo ves. Lo comprendes luego. Cuando retornas.