novelas

marzo 24, 2010

“Nací cuando mis padres ya no se querían…”

Ana María Matute. Paraíso inhabitado

Escribimos con el corazón en la mano. Preguntamos a nuestra propia conciencia: ¿es justo poner así al descubierto los secretos de nuestra alma? El lector no se percata de que escribimos con la sangre de nuestro corazón; para él escribimos simplemente con tinta. No cree que ponemos al descubierto los secretos de nuestra alma; supone que estamos simulando.

Jerome Klapka Jerome, escritor inglés