Pero ya casi han pasado 10 años de aquella vez, y ningún instante borrado, como fotos expuestas sobre la mesa, ahí están, cada escena, cada sentimiento, cada duda, cada angustia…pujando en la boca del estómago
qué hay de nuevo?
El cuerpo tal vez…con un estómago cada vez más dilatado y sufriente. Falso.
¿el saber que es un cuento que uno no puede dejar de contarse?

from now on

diciembre 8, 2010

el consumismo del día a día margina la nostalgia